MedHipnosis finalizó el curso In-Fluyendo 2020, formación de cuatro meses en hipnosis clínica, el lunes 25 de mayo en su sede, en el Centre Mèdic La Salut 78 de Barcelona. Esta edición ha venido muy marcada por el impacto de la pandemia de Covid-19, pues a mitad de curso se declaró el estado de alarma en España, con el consecuente confinamiento obligatorio, y se interrumpieron brusca y completamente las clases presenciales. Hablamos con la Dra. Esther Costa, directora y fundadora de MedHipnosis y directora del curso In-Fluyendo, para hacer un balance de esta edición.

¿Cómo tomasteis la declaración del estado de alarma y el confinamiento obligado? ¿Qué decidisteis hacer con relación al curso In-Fluyendo que estabais impartiendo?
En un primer momento la reacción fue de estupor, como también le ocurrió a la mayoría de la población. Fue un poco como el cuento “¡Que viene el Lobo!”. Por eso, nuestra primera respuesta, inmediatamente tras el impacto de la noticia, fue “wait and see”, algo frecuente en Medicina cuando no se acaba de tener claro cómo actuar.

Pero esa “pausa” duró poco, ¿no es así?
Sí, la verdad es que casi inmediatamente sentimos el imperativo de seguir adelante. Personalmente ya tuve la experiencia de afrontar epidemias hace unos años, como meningitis, cólera, sarampión o malaria en África, y dengue, HIV, chagas y otras en Latinoamérica. Ya viví cómo es la pesadilla de una curva vertiginosa de nuevos contagios, y conocía el horror del contaje de muertos cuando el tsunami te pasa por encima y lo arrasa todo… Por eso di mucho valor a esta formación, ya que podía ser una pequeña balsa de salvamento en medio de la tormenta.

¿A qué te refieres exactamente con esa balsa de salvamento?
Me refiero a que, como directora del curso y principal docente, me pareció que un grupo de estudiantes de hipnosis clínica entre los que había enfermeras, médicos, psicólogas, terapeutas corporales, transpersonales, gestálticos, etc. no era un grupo cualquiera, y que debía cuidarse con especial delicadeza.

¿Son personas especialmente sensibles?
Seguramente también, sí, pero me refería sobre todo al hecho de que son personas con mucho potencial de ayudar a los demás. Por eso pensé que merecían mantenerse con el ánimo fuerte dentro de lo posible, así que inmediatamente me decanté por el cuidado y protección de estos profesionales, promoviendo técnicas de defusing y de soporte mutuo. Y, por supuesto, les estimulé a seguir aprendiendo, leyendo artículos, visionando videos, practicando técnicas de hipnosis, haciendo grabaciones que después comentábamos… Cada lunes les entregaba una clase completa. Todo ello fue una forma de mantener el grupo cohesionado para que siguiera actuando como paraguas colectivo, mitigador de soledad y dolor, y también animándolos a ofrecer hipnosis a sus allegados para disminuir el miedo, controlar la ansiedad y propagar las prácticas de relajación.

Preparando una brigada de hipnoterapeutas. ¿Funcionó?
Creo que sí. Lo cierto es que son un grupo de personas maravillosas y muy colaborativas, con gran resiliencia y recursos personales, y que se han puesto las pilas a pesar de los pesares. Puedes imaginar lo difícil que es estudiar y mantenerse proactivo en el aprendizaje de una disciplina como la hipnosis clínica, a la vez que atiendes hijos pequeños, padres ancianos, la propia salud, el trabajo o el negocio, las relaciones sociales, etc. El esfuerzo es brutal.

Concentrarse con todo ese caos debió ser difícil.
Una locura en ciertos momentos, y altamente motivador en otros.

¿Por ejemplo?
Pues personalmente me he emocionado en varias ocasiones, escuchando los audios de mis alumnos, o leyendo sus notas, o hablando con ellos por videollamada. ¡Me ha conmovido su humanidad!

¿Das por bueno el curso, entonces?
Como en aquel cuento del campesino sabio, te diría: ¿Buena suerte o mala suerte? ¿Quién sabe?

Y ahora, ¿cuál va a ser el siguiente paso?
Estamos organizando una formación intensiva para la primera quincena de julio, en Badalona. Como no sabemos qué es lo que pueda ocurrir, en esta ocasión estoy diseñando el curso para que pueda hacerse presencialmente, y también telemáticamente.

¿Un curso de hipnosis on-line?
Así es, a través de la pantalla, pero en directo. Queremos que los alumnos terminen la formación en hipnosis conociendo qué es, cómo se hace, para qué sirve, cuándo se aplica, quién la administra y con qué objetivo.

¿Cuántas horas se requieren para aprender todo esto?
Como mínimo las 60 horas lectivas que ofrecemos… y 500 más –como diría Joaquín Sabina– en las que cada alumno debe practicar hasta lograr pericia, oficio. Esto ya depende de cada uno, cuánto se implica en el desarrollo de su práctica. También fomentamos la investigación y la experimentación de variantes de las técnicas más comúnmente usadas en hipnosis.

¿Dónde se pueden inscribir las personas interesadas en este nuevo curso?En este enlace hay toda la información necesaria para realizar la inscripción: https://cutt.ly/Nr2W4kc

Comments
  • Esther Costa
    Responder

    Muchas gracias a todos los In-Fluyentes por vuestras ganas de aprender, por estar al servicio de las personas con tanta humanidad, y por esas buenas dosis de risa y buen humor que afloraron en todas las clases.
    Ojalá nos volvamos a ver en el próximo curso, este verano!

Deje un comentario

Contacta con nosotros

Envíanos un email y te responderemos lo antes posible.

Uso de cookies

En esta página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra política de cookies. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies